Yo también juego · El juego en bebés de 0 a 3 meses

CABECERA YO TAMBIÉN JUEGO

Cuando me pusieron por primera vez a mi bebé en los brazos me embargó una inmensa sensación de felicidad, pero es difícil de describir la incertidumbre que sentí y, en medio de tanta alegría, apareció la pregunta: ¿aparte de quererlo con locura, seré capaz de cuidarlo correctamente? Pero llegué a casa y el pánico desapareció. Al final, poco a poco, consigues desenvolverte en las tareas cotidianas como el baño o el cambio de pañal y te acostumbras como buenamente puedes a dormir a trompicones y a los llantos de una mala digestión.

Afortunadamente la bebé crecía con normalidad y, al cabo de un par de semanas, una tarde, observando cómo dormía plácidamente en su cunita, pensé ¿de qué manera, a parte de cubrir sus necesidades básicas, puedo conseguir interactuar con ella?, ¿cuándo empiezan a jugar los niños?

Comencé a investigar y descubrí que el juego era algo natural que llevaba practicando desde casi su primer día de vida, cada vez que la mecía, cuando la cantaba, cuando colocaba mi mano cerca de la suya para que me agarrara un dedito, con los los suaves movimientos de bracitos y piernas que a modo de ejercicio me recomendaron en las clases de postparto que recibí a través del centro de salud del barrio y a las que estoy inmensamente agradecida. Fue genial descubrir que estaba interactuando con ella más de lo que pensaba y que sus primeras sonrisas, aparte de momentos de comodidad y felicidad, también se debían a la diversión proporcionada por esos ratitos de juego de los que yo no era consciente.

Pude comprobar cómo la mayoría de esos primeros juegos respondían a la estimulación y desarrollo de sus sentidos, así que empecé a buscar juguetes que pudieran contribuir a su desarrollo sensorial y a dinamizar ese tiempo de juego tan frecuente cuando estaba despierta.

Sinceramente, ante mi total desconocimiento como madre primeriza, pensaba que no iba a encontrar muchos juguetes adecuados para bebés de 0 a 3 meses, pero fue una agradable sorpresa encontrar muchas más cosas de las que imaginaba, e incluso poder elaborar alguna yo misma. A continuación os hago una pequeña lista de juguetes (algunos más conocidos que otros) y su descripción, por si pudiera resultaros de utilidad y ahorraros un poquito de tiempo a la hora de investigar sobre qué comprar para vuestros bebitos más chiquitines.

Las mantas de juego son siempre una excelente opción, ya que no solo facilitan el desarrollo psicomotor sino que además, si están compuestas de diferentes texturas o sonidos, contribuyen al desarrollo sensorial de nuestro bebé durante sus primeros meses de vida. Las múltiples opciones que presentan despiertan rápidamente su curiosidad y, poco a poco, podremos observar como nuestros peques disfrutan descubriendo cada oportunidad de juego que les ofrece su mantita. Al ser un producto tan popular, podéis encontrar muchísimos modelos. Al principio, suele ser recomendable usar formatos más básicos, pudiendo incorporar algún tipo de gimnasio o arco de actividades a medida que el bebé va creciendo.

Otro juguete con el que nuestro chiquitín o chiquitina se divertirá mucho, sobre todo a partir del segundo mes, es el tradicional móvil para cuna. Existe una gran variedad de opciones que incorporan distintas funciones, sonidos, e incluso proyecciones. Personalmente, cuando mi niña era una bebita, escogí un modelo sencillo y muy dulce de la marca Nattou que únicamente incorporaba música y unos muñecos de peluche con forma de osito y conejito. El formato era muy cómodo de instalar en la cuna de barrotes que escogimos (es importante tener en cuenta la estructura de la cuna a la hora de decidirse por un modelo u otro)

MÓVIL CUNA

El armazón del juguete me permitía descolgar el móvil y, de vez en cuando, colgaba en el ganchito un hilo con tres pequeñas plumas de color blanco, negro y rojo, los primeros colores y contrastes a los que responde la vista del bebé, siempre bien atado y a una distancia segura para que no pudiera cogerlo o engancharse. Al ser tan fino y ligero, cualquier movimiento dentro de la habitación provocaba el balanceo del hilo y, por tanto, de las plumas. Para la bebé no sólo suponía una gran diversión, sino también un estímulo para el desarrollo de su vista. (las plumitas se pueden adquirir en tiendas de manualidades)

Existen también otra serie de juguetes, quizá menos conocidos pero igualmente maravillosos, que proporcionarán a nuestro bebé grandes momentos de diversión; además, su tamaño y composición les hacen ideales para llevarlos de viaje o en la bolsa del cochecito cuando salimos de paseo.

Un gran ejemplo de estos productos es la pelota más básica de la firma Oball. Su material libre de BPA y la facilidad con la que se limpia (puede lavarse en el lavavajillas), la convierten en un producto cómodo y práctico para los papás, casi un básico diría yo. Por otra parte, su ligereza y su forma llena de agujeritos permiten al bebé sujetarla y manipularla fácilmente, así como llevársela a la boca sin ningún tipo de peligro mientras desarrolla el sentido del tacto y ejercita sus músculos.

Los sonajeros son también una excelente opción, siempre teniendo en cuenta que los bebés tan pequeñitos no tienen gran control sobre sus movimientos y podrían golpearse con ellos. Por este motivo, durante los primeros meses de vida, podéis probar con sonajeros de tela. Hay una gran variedad de modelos, con forma de palote, de aro, incluso calcetines y muñequeras, con sonido arenoso o con el típico sonido de muñeco de goma… En todo caso, despertarán una gran curiosidad en el pequeñín y le ayudarán a desarrollar los sentidos de la vista, el tacto y el oído. Al ser de tela, los diseños son generalmente muy dulces pudiendo asimilarse al de los muñecos de peluche.

Los guantes de actividades o guantes marioneta son una maravillosa oportunidad para pasar un ratito jugando con nuestro bebé. La suavidad de su tacto, sus colores, así como el diseño, ayudan a desarrollar el sentido del tacto y el sentido de la vista, al tiempo que suponen una maravillosa forma de interactuar con nuestro pequeño mientras está tumbado en su mantita, cunita, gandulina, etc. Recuerdo las sonrisas de mi pequeña cuando, mientras le hablaba suavemente, acariciaba su carita o su barriguita con el guante marioneta.

JUGUETES 0 A 3 MESES

Por último, me gustaría incluir en esta categoría de juguetes para recién nacidos las cadenas para cochecitos. Se trata de una cadena compuesta por distintos muñecos de tela o de madera que suele incluir algún tipo de sonido y que se instala en la capota del cochecito del bebé. En mi caso opté por una colorida cadena de madera de la marca Heimess que incluía dos cascabeles. La cadena se instalaba con pinzas, lo que la convertía en compatible con todos los modelos de cochecito y, realmente, hacía las delicias de mi pequeña cuando salíamos de paseo. Es importante, a la hora de adquirir una, comprobar las medidas y la compatibilidad con el modelo de cochecito que tenemos.

CADENA COCHECITO

Como veis, existen multitud de opciones con las que podemos contar a la hora de seleccionar un juguete para nuestro bebé en sus primeros meses de vida y, posiblemente, muchas más que aún no he explorado. Espero que con el tiempo pueda publicar una segunda parte de este post…