La cometa

CABECERA COMETA

Recuerdo haber fabricado mis propias cometas junto a mi padre cuando era niña. En un ratito y con materiales en gran parte reciclados elaborábamos esas coloridas formas de plástico o de papel con la ilusión de verlas elevarse en el cielo. Dejábamos volar la imaginación sobre los colores, el largo de la cinta, si incorporar algún mensaje que pudiéramos ver cuando se alzaran en el aire…

Después salíamos juntos al campo para comprobar si el trabajo había dado sus frutos y la cometa volaba. Unas veces teníamos más éxito, otras menos, pero siempre era divertido, era una excelente oportunidad para pasar tiempo juntos, al aire libre, disfrutando de la naturaleza. Y las veces que funcionaba, cuando salíamos corriendo y la veíamos elevarse en el aire como un inmenso pájaro de colores… ¡qué maravillosa sensación conseguir el objetivo!

Todavía recuerdo esas tardes de juego en el campo y es un recuerdo realmente feliz.

Volar cometas es una gran oportunidad para disfrutar de la naturaleza con nuestros hijos, de recuperar un pedacito de nuestra niñez e incluso de la de nuestros padres, ya que tratándose de un juguete tan tradicional y tan conocido es también una maravillosa opción para compartir tiempo de juego con los abuelos.

La cometa es mucho más que un juguete, es una oportunidad para enseñar a nuestros pequeños el valor de trabajar en equipo ya que normalmente, sobre todo al principio, es necesaria la colaboración de dos personas para conseguir que se eleve correctamente. Es también un instrumento para educar en la resiliencia, puesto que no siempre se consigue volar una cometa, en ocasiones por causas ajenas, como la meteorología, y en otras por causas propias; pero con paciencia y perseverancia se llegará a la meta.

La cometa es también una divertidísima forma de hacer deporte al aire libre para toda la familia.

Si la elaboración es propia, es decir, si optamos por fabricar nosotros mismos una cometa en compañía de nuestros hijos o nietos, estamos ayudando a que desarrollen su imaginación y sus habilidades creativas, incluso podemos considerar el juguete como un experimento llevado a cabo por nuestros pequeños científicos.

Creo que es hora de echar a volar nuevamente las cometas, compartir esta experiencia con mi hija y volver a sentir la fresca brisa del otoño, de atar el estrés de lo cotidiano a la cinta y dejarlo marchar mientras revivo esas tardes con mi padre.

PRECAUCIONES Y CONSEJOS A LA HORA DE VOLAR UNA COMETA

Para volar correctamente una cometa, es importante seguir una serie de recomendaciones que expongo a continuación:

La persona que sujeta el cordel deberá situarse de espaldas al viento, mientras que la persona que sujeta la cometa deberá tener el viento de cara y mantener la cometa sujeta y orientándola hacia el cielo.

  • Nunca se ha de volar una cometa cuando la previsión meteorológica es de lluvia o de tormenta.
  • Nunca se ha de volar una cometa cerca de cables, antenas o postes de electricidad.
  • No es recomendable volar una cometa demasiado cerca de una carretera para evitar la distracción de los conductores.
  • No es recomendable volar una cometa en lugares muy concurridos ya que, al caer, alguien podría recibir un golpe.
  • No es recomendable volar una cometa cuando el viento es muy fuerte, siendo mucho más aconsejable aprovechar las brisas suaves y continuas.
  • No es recomendable emplear elementos metálicos en la fabricación de una cometa.
  • No es recomendable intentar rescatar una cometa que haya quedado enredada en un árbol o similar para evitar el riesgo de caer desde un lugar elevado.

CÓMO HACER TU PROPIA COMETA

Fabricar una cometa es una manualidad rápida, limpia, sencilla y con materiales fáciles de conseguir. Además, nos brinda la posibilidad de ser muy creativos a la hora de elegir y personalizar el diseño.

Para elaborar la vela de nuestra cometa necesitaremos papel, puede ser de seda, papel de periódico o papel de regalo. Será necesario también, para realizar la estructura, disponer de dos varas de madera finas y flexibles, por ejemplo dos cañas de bambú, sticks o tutores de jardinería que podemos adquirir en floristerías y viveros, o listones finos de madera que se pueden encontrar fácilmente en tiendas o almacenes de bricolaje. En mi caso he optado por un papel de regalo reversible y por listones de madera de unos 5 mm de grosor.

Otros materiales que necesitaremos para la fabricación de la cometa serán: hilo (preferiblemente de algodón y no muy fino), una regla, un lápiz, tijeras, pegamento, cinta adhesiva, aguja de ojal grueso, y cintas de colores.COMETA PASO 1

Una vez que contamos con todo el material necesario, seguiremos estos pasos:

1. Cortamos las varas de madera de forma que una quede algo más larga que la otra. 60 cm para la mayor y 40 cm para la menor es una medida más que aceptable. Una vez tenemos las dos varas en la medida correcta, marcamos con un lápiz 40 cm de la vara mayor y 20 cm de la vara menor, superponemos las dos marcas y atamos los dos palos de manera que formen una cruz.

2. Una vez atadas las varas, las colocamos sobre el papel extendido y, con una regla, marcamos líneas de punta a punta de cada vara, formando lo que será la silueta de la cometa, y recortamos esa silueta dejando un margen de unos 4 centímetros a cada lado, que quedará a modo de solapa.COMETA PASO 23. Doblamos las solapas y las fijamos con pegamento, reforzando con un poquito de cinta adhesiva (en mi caso he usado cinta adhesiva de colores)COMETA PASO 34. Una vez finalizados los pasos anteriores, procederemos a la colocación del hilo o cordón que une la vela y la estructura con la persona que vuela el juguete. Es uno de los pasos más difíciles de explicar, con lo que es recomendable leer las instrucciones apoyándose en la fotografía que se adjunta:COMETA PASO 4

a. Medimos una hebra de hilo del largo de la cometa, y cortamos dejando un poquito de margen.
b. Marcamos dos puntitos con un lápiz sobre la cometa: uno sobre la vara más larga en la parte superior del juguete, a 1 o 2 centímetros por debajo de la punta, y otro unos 10 cm por debajo de la intersección de ambas varas. Colocamos un poquito de cinta adhesiva sobre los lugares que hemos marcado, a ambos lados de la cometa, para evitar que el papel se desgarre, ya que por ahí es por donde pasaremos la aguja y el hilo.
c. Enhebramos la aguja y pasamos el hilo a través de la marca que hemos pintado en la parte superior de la cometa, rodeando la vara. Atamos un nudo (apurando un poquito el sobrante de hilo), y pasamos nuevamente la aguja, rodeando la vara sobre la otra marca, unos 10 cm por debajo de la intersección, y atando un nudo apurando también el hilo sobrante.
d. Con la cometa tumbada, tiraremos del hilo hasta formar un ángulo recto entre la vara de mayor longitud y el cordón en la parte superior de la cometa, y haremos un nudo en el punto donde conseguimos dicha forma triangular, dejando un pequeño orificio al que ataremos el cordón que unirá la cometa a la persona que la volará.

5. Por último, atamos o cosemos las cintas de colores en la parte inferior de la cometa y ya la tenemos lista para volar.COMETA PASO 5

TIPOS DE COMETA PARA COMPRAR

Si no sois muy aficionados a las manualidades o no encontráis el tiempo o el espacio adecuados para elaborar vuestra propia cometa, existen múltiples posibilidades para comprar, tanto en lo que se refiere a precios como a modelos.

Es importante tener en cuenta que hay distintos tipos de cometa, siendo la más aconsejable para principiantes la cometa estática, es decir, la que cuenta con un solo hilo de sujeción. Si la afición crece, podéis comenzar a probar con cometas dirigibles, que cuentan con dos mandos y permiten hacer acrobacias con el juguete.

De ambas categorías de cometa, existen multitud de diseños con dibujos, formas y colores muy variados, con lo que es bastante fácil que encontréis una que os guste o con la que os sintáis identificados.

A modo de regalo divertido para los más pequeños de la casa, o incluso como detalle para invitados a una fiesta, existen kit de cometas que incluyen el juguete ya montado en color blanco o con un dibujo para que los niños puedan colorearlo a su gusto. También podemos encontrar cometas de bolsillo que no ocupan nada, son realmente ligeras y muy fáciles de recoger.